Saltar al contenido

Conflictos entre Padres e Hijos – Soluciones rápidas y eficientes

Nunca habíamos tenido tantos motivos para discutir cómo hoy.

Bienvenido(a) a padresehijos.site. En este sitio trataremos los conflictos más frecuentes e inevitables que se presentan día a día entre los padres e hijos. Vamos a analizar cada una de las problemáticas y aprenderás estrategias para lidiar con estas situaciones de una manera fácil y efectiva.

Los padres y el Noviazgo de sus hijos

Padres y la adolescencia de sus hijos

¿Conoces a los tipos de padres más comunes?

Los diez nuevos conflictos entre padres e hijos

Los tiempos han cambiado, y si bien es cierto que al día de hoy aún se mantienen algunas problemáticas entre padres e hijos, también es cierto que hoy tenemos muchas más causas por las cuáles se generan nuevos conflictos, cosas que años atrás ni siquiera nos hubiéramos imaginado que podría suceder.

Estos son las 10 nuevas discusiones entre padres e hijos.

  1. Excesiva conexión a redes sociales de los púberes y adolescentes
  2. Homosexualidad, bisexualidad expresada en el liberalismo de los hijos
  3. Trabajos en línea y la desconfianza de los padres ante estas propuestas de sus hijos
  4. Bullying cibernético
  5. Adicción al celular
  6. El abuso de las tarjetas de crédito
  7. Deseo acelerado de independencia por parte de los hijos
  8. Chicos y chicas “ninis”
  9. Ausencia muy notoria de los padres en casa
  10. Feminismo y empoderamientos de las mujeres

Causas de conflictos entre padres e hijos

Anteriormente ya vimos los conflictos más comunes, pero ¿Por qué se originan los conflictos entre padres e hijos?.

  • Falta de comunicación entre los integrantes de la familia
  • Estructura familiar desorganizada
  • Falta de tiempo para compartir en familia
  • La incomprensión de hijos e padres
  • Mentalidad muy diferente entre padres e hijos
  • La falta de adaptación de los padres a la nueva cultura
  • La falta de respeto y consideración de los hijos hacia la cultura de sus padres

El crecimiento de los hijos y los conflictos con sus Padres

Conforme van creciendo los hijos, se presentan diversos cambios y situaciones a las que los padres tienen que adaptarse. No es lo mismo tener una discusión con un niño pequeño de 5 años, que hacerlo con un hijo mayor de 25.

Conflictos entre padres e hijos pequeños

Cuando se tiene un hijo pequeño en casa, el contexto es diferente. Y aunque los conflictos siempre están presentes, no pueden durar días, ni siquiera horas, son apenas unos minutos de rabieta.  El padre no agrede al niño, siendo consciente de su corta, mientras que el niño tampoco agrede al padre, no le guarda rencor y son problemas que se olvidaran con el paso del tiempo.

Conflictos entre padres e hijos adolescentes

Sin embargo, cuando estos niños se hacen grandes y ya son adolescentes, los problemas que se dan ahora son mucho mayores. En este caso, ya no podemos tratar un conflicto como si se tratase de un niño chiquito, a quien el padre le puede decir que haga silencio, que se vaya a su recámara y listo.

Cuando se tiene un adolescente en casa, los padres se exponen a que estos los agregan verbalmente, siembren odio en sus corazones y hasta puedan crear cierta antipatía con sus progenitores.

Los conflictos con hijos adolescente no son cosa de 1 día, puede durar meses, y los daños son mucho mayores.

Conflictos entre padres e hijos adultos

Los conflictos con hijos adultos pueden disminuir en relación con el caso anterior. Pero, sobre todo, aquí las cosas se toman con mayor seriedad. Y esto no necesariamente indica que los problemas se van a solucionar más rápido.

En este caso, el hijo ya posee la suficiente autonomía para poder tomar sus propias decisiones, a si mismo, ya cuenta con los conocimientos para saber que hacer en el momento indicado.

Con esto se quiere decir que tener un conflicto con un hijo adulto podría por un lado resolverse fácilmente cuando el hijo o el padre logra ceder. Sin embargo, en otros casos también puede pasar a mayores, como una denuncia real, de hijo a padre o viceversa.

Consecuencias de conflictos entre padres e hijos

En muchas ocasiones es inevitable que no surjan los conflictos con los hijos en el hogar. Sin embargo, si tenemos la capacidad de manejarlos correctamente, podremos evitar muchas de sus consecuencias, como las siguientes:

  • Sentimientos de odio y/o resentimiento por ambas partes
  • Acciones de rebeldía y desobediencia por parte de los hijos
  • Fuga del hogar por parte de los hijos o un cónyuge
  • Problemas emocionales que podrían afectar el rendimiento académico del hijo o laboral del padre.

¿Cómo evitar conflictos entre padres e hijos?

En nuestra web padresehijos.site encontrarás ejemplos prácticos para evitar todos los conflictos generados en cada con los padres o hijos.

A continuación, te daremos algunos tips para que los puedas aplicar de manera general.

  • Sí eres un padre o madre, aprende a escuchar a tus hijos, aunque de antemano ya sepas lo que van a decir, es importante para ellos sentirse escuchados.
  • Antes de imponer, aprende a hacer un trato, donde ambas partes ganen
  • Sí eres un hijo, no faltes el respeto a tus padres, de ninguna forma, luego te arrepentirás y pedirás disculpas, pero ya no será igual.
  • Ante un conflicto, seas padre o hijo, pregúntate, ¿Qué es lo peor que podría pasar?. Esto te ayudará a ver la problemática mucho más pequeña y evitar enojarte, gritar, insultar, entre otros.

¿Cómo resolver conflictos entre padres e hijos adultos?

En la resolución de conflictos podemos utilizar diversas estrategias. Estas dependerán del tipo de problemática a la que nos estemos enfrentando. En hijosypadres.site hemos seleccionado las temáticas más comunes y para cada una de ellas, te presentamos diversas estrategias y tips.

Aquí algunos consejos generales:

  • Conocer el problema a raíz, es una de las claves para resolver conflictos en el hogar. Infórmate primero de lo sucedido.
  • Escucha y pide ser escuchado.
  • No castigues, no impongas. Negocia, haz un trato con tu padre o hijo, donde ambos salgan ganando, esto va mucho más allá de chantajes. Se trata de hacer una negociación leal, donde ambos se comprometan a realizar acciones para solucionar de manera efectiva el problema.