Saltar al contenido

Hijos en el divorcio y la separación de sus padres

El divorcio constituye una de las situaciones clásicas actualmente, en 2019 es hasta visto como “normal” que dos personas se separen o divorcien tras 3 o 4 años de relación formal, e incluso mucho antes. A tal punto, que son muchas las parejas que desisten de casarse y optan por una convivencia, digamos que informal.

Esta situación empeora cuando hay hijos de por medio y más cuando estos niños son menores de 10 años o se encuentran en la etapa de la adolescencia.

Problemas más comunes entre padres e hijos después del divorcio

Los niños empiezan a darse cuenta mucho antes de que el divorcio se consolide, y empiezan a surgir muchos inconvenientes, dudas, problemas emocionales, entre otros.

Aquí te dejamos nuestros artículos explicando y resolviendo los problemas más comunes que se generan entre los padres y los hijos antes, durante y después del divorcio. Dale click al tema de tu preferencia.

¿Cómo sufren los hijos en el divorcio de sus padres?

Seguramente ya sabes que cuando los padres se separan o divorcian, los que más sufren son los niños, es una frase que hemos venido escuchando desde siempre. A continuación, te mencionamos 5 efectos que repercuten en los niños y adolescentes cuando sus papás se separan.

  1. Sentimiento de culpa: Sobre todo cuando el niño tiene menos de 10 años existe como efecto número 1, el sentir que él es el culpable de todo lo que está pasando.
  2. Desprotección: Cuando los padres están separados, el niño o adolescente entra en un escenario de desprotección, donde sus padres están peleados entre ellos y él al medio de estos, sin saber qué hacer o a quién pedir ayudar.
  3. Tristeza: Es inevitable que un hijo sienta tristeza cuando sus papás se separan. Aunque esto dependerá del modo del divorcio y los sucesos pasados por los cuales atravesó la relación antes de la separación. Mientras más peleas, gritos e insultos hayan existido en la convivencia antes del divorcio, la tristeza y otros problemas emocionales serán mayores en el niño.
  4. Odio o resentimiento a uno de los padres: Otro problema clásico cuando los papás se separan es el enfrentamiento que existe entre los conyugues y afecta directamente al hijo cuando este se encuentra con uno de los padres, quien muchas veces en un acto de inmadurez trata de poner al niño en contra de la otra parte.
  5. Exposición a las peleas de los papás: Las discusiones generadas antes del divorcio, durante y después repercuten significativamente en los hijos, causando diversos problemas, en algunos casos los niños pueden entrar en un estado de depresión, otras veces el hijo puede desencadenar una actitud impulsiva. Los padres que se divorcian también sufren por los hijos

3 consejos para una buena relación de padres e hijos después del divorcio

Si recientemente has pasado por un divorcio, te dejamos 3 consejos muy útiles para que la relación con tus hijos sea optima y eviten pasar por los 5 efectos mencionados anteriormente.

  1. Comunicación constante: Es importante que la se de la comunicación entre padre e hijo, madre e hijo y los tres juntos. En estos diálogos se debe animar al niño a que el divorcio no va a traer ninguna consecuencia mala a sus vidas. El escuchar al hijo es también parte importante de estar comunicados, escuchar sus problemas, dudas y plantearle soluciones hará que él sienta que la situación no se está saliendo de control.
  2. Relación amical entre los cónyuges: Se debe evitar la enemistad entre los padres y optar por una relación sana, que, aunque es difícil de conseguir, al menos intentar crear un escenario amical mientras se esté compartiendo tiempo con el menor.
  3. Protección por parte de ambos: Se debe brindar al niño un sentimiento de protección por parte de ambos padres, y con esto reforzamos el punto anterior donde mencionamos que la relación amical es importante, así mismo como una comunicación asertiva entre los dos padres y el hijo.