Saltar al contenido

Carta para mi Papá de agradecimiento

carta para mis papas de agradecimiento

Gracias papá. ¿Cuántas veces has querido expresarle a tu padre lo agradecido(a) que te sientes con él? Todos tenemos ese sentimiento dentro. Y aunque nuestros padres no hayan sido perfectos. Para nosotros siempre serán los mejores.

Abraza a tu papá, dile que lo amas, que estás orgulloso(a) de él. Cántale canciones, invítale a tomar un café. Engríete con él, aunque ya estés grande. Y engríelo también. Platícale de tus cosas, de la escuela, de la niña o niño que te roba el sueño.

Confía en tu papá, exprésale lo que sientes. Escríbele una carta

Papá nunca es tarde para escribirte una carta.

Quiero decir que me siento muy contenta de ser tu hija. Sé que no soy perfecta, pero tu tampoco lo eres, así que estamos a manos. ¡Es broma!, eres el mejor papá del mundo. Tienes todo lo que un hijo quisiera tener.

Gracias por cuidarme y advertirme de los peligros afuera, gracias por aguantar mi necedad y perdonarme una y otra vez.

Te quiero dar las gracias también por amarme como a nadie. Por sacrificar cosas para mí. Por darme tu tiempo, por preferir jugar conmigo en vez de dormir.

Gracias papá por corregirme

Gracias por aguantarme todas las veces que te fallé. Gracias por esperarme despierto aquellas veces donde llegue más de las 3 de la madrugada. Y sí, gracias por corregirme, por tus sermones extensos, por tus castigos.

Fue ese trato tan correcto, lo que me hizo convertir en lo que soy ahora.

Muchas veces me enojé cuando me gritaste. Cuando me castigaste y no me dejaste ir a más fiestas. Pero han pasado los años, y me he dado cuenta que sin esos castigos, quizá mi vida se hubiera ido al vacío.

Gracias por ser mi consejero en el amor

Gracias por aconsejarme en cosas del amor. Por avisarme de los chicos malos. Muchas gracias por decirle a mi novio, que, si me lastima, se iba a ver contigo. Papá, tú siempre estuviste allí, cuidándome. Y no tuviste miedo de ahuyentar a todos mis pretendientes. Ahora comprendo que lo hacías porque verdaderamente me querías y querías que no sufra por amor.

Papá, gracias por perdonarme

Ya no recuerdo cuántas veces te fallé, te desobedecí, y hasta te falté el respeto. Pero sí recuerdo que siempre estuviste allí. Aconsejándome, hablándome de lo mal que había sido mi comportamiento, aunque yo no quisiera escucharte.

Papá, tú siempre me perdonaste. ¡Siempre!

Papá, perdóname

Ahora que ya crecí entiendo que todo lo hacías por mi bien, porque querías verme feliz, porque me amabas papá. Perdóname si en algún momento lo dudé, perdóname por todas las veces que te dije que no te quería, no era cierto.

Perdóname por las veces que salí sin tu permiso. Y por los sustos que te di cuando no llegaba a tiempo. Perdóname por mis bajas calificaciones en la escuela. Por ser tan rebelde a veces, y por hacerte cada berrinche cuando no me dejabas salir.

Siempre te quise, y siempre te voy a querer, te voy a amar hasta el final de mis días.